CHAKRAS Y SEXUALIDAD

Seguramente ya hayas oído hablar mucho sobre los chakras y su presencia en nuestro cuerpo o quizás ésta sea la primera vez que te aproximas a esta temática. Sea como sea, me gustaría compartirte qué son, la importancia de que se encuentren en equilibrio y cómo se relacionan con nuestra sexualidad.

La palabra “chakra” proviene del sánscrito y significa “rueda” o “disco”. Los chakras son vórtices de energía, puntos energéticos que se encuentran en nuestro cuerpo a lo largo de la columna vertebral y que se encargan de absorber y movilizar la energía dentro de nosotros. Además, influyen en el funcionamiento de algunos órganos y del sistema endocrino y afectan también a nuestro estado emocional, por lo que su influencia no sólo es a nivel energético sino físico y emocional.

Hay algunos escritos antiguos que relatan que contamos con miles de chakras y vórtices energéticos, sin embargo, hay 7 principales que son los más comunes por su estrecho vínculo con nuestro cuerpo:

1º Chakra: Raíz

Ubicado en la zona del perineo, representa nuestra conexión más directa con la Tierra, con el instinto y la supervivencia. Es nuestra “base segura”, lo que nos da seguridad y confianza. Relacionado con los pies, piernas y ano. Cuando está en desequilibrio puede provocar agresividad, inseguridad y falta de estabilidad. Aquí reposa la energía Kundalini, energía sexual o de vida.

Respecto a la sexualidad, cuando este chakra está abierto:

  • Confiamos en nuestro cuerpo y nuestra sexualidad
  • Nos sentimos [email protected] para abrirnos al placer

2º Chakra: Sexual

Ubicado en el sacro y vinculado a los genitales y la vejiga. Es el chakra del placer, relaciones sexuales y de la creatividad, aunque también es muy instintivo como el primero. Cuando está bloqueado puede hacernos excesivamente apasionados y en desequilibrio, sentimientos de vergüenza y de culpa, resentimiento y rabia.

Respecto a la sexualidad, cuando este chakra está abierto:

  • Aceptamos nuestra naturaleza sexual
  • Nos permitimos ser sexuales y pasionales
  • Nos conectamos con nuestro instinto y liberamos el deseo

3º Chakra: Plexo solar

Se encuentra por encima del ombligo y bajo el esternón y está relacionado con el páncreas y el sistema digestivo. Este chakra nos conecta con la propia voluntad, la identidad y la alegría de vivir. De aquí nacen también las emociones más viscerales. Cuando no está en armonía genera excesivo control, manipulación, miedo a la soledad y baja autoestima.

Respecto a la sexualidad, cuando este chakra está abierto:

  • Vivimos nuestra sexualidad de manera creativa
  • Soltamos el control con facilidad
  • Disfrutamos de una sexualidad libre y generosa

4º Chakra: Corazón

Está localizado en el centro del pecho y vinculado al corazón, pecho, espalda y brazos. Es el chakra del amor incondicional, las relaciones afectivas, asertividad y compasión. Cuando está bloqueado genera depresión, confusión emocional, miedo al rechazo y apego.

Respecto a la sexualidad, cuando este chakra está abierto:

  • Abrazamos nuestra vulnerabilidad
  • Abrimos el corazón a sentir la experiencia en su totalidad

5º Chakra: Garganta

Está ubicado en la garganta y se relaciona con el cuello, la garganta, la boca y oídos. Este es el chakra de la comunicación, la expresión de la verdad interna y la autenticidad. Cuando hay desequilibrio nos genera una comunicación pobre y temerosa, arrogancia, evasión y bloqueo general de la energía.

Respecto a la sexualidad, cuando este chakra está abierto:

  • Expresamos lo que necesitamos, lo que nos gusta y lo que no
  • Vivimos nuestra sexualidad de manera auténtica

6º Chakra: Tercer ojo

Se encuentra en el centro de la frente y está vinculado a los ojos y la pituitaria. Este es el chakra de la intuición, de la revelación interna, la percepción y la mente. Cuando está bloqueado genera un egoísmo profundo, incapacidad de separar el propio ego del “yo” esencial o espiritual, razonamiento cerrado e inflexible.

Respecto a la sexualidad, cuando este chakra está abierto:

  • Nos dejamos guiar por nuestra intuición y sexto sentido
  • Disfrutamos de nuestro mundo imaginario dando rienda suelta a nuestras fantasías

7º Chakra: Corona

Es el chakra ubicado justo encima de la cabeza que está ligado a la glándula pineal y la parte superior del cráneo. Es el chakra a través del cual nos conectamos con nuestra parte más espiritual y trascendente donde experimentamos la conexión con lo divino y de unidad. Aquí asciende la energía Kundalini generando experiencias de expansión de conciencia. Cuando este chakra está bloqueado crea desasosiego, frustración existencial y desconexión con el sentido de la vida.

Respecto a la sexualidad, cuando este chakra está abierto:

  • Experimentamos que el sexo y la sexualidad son vías directas hacia la trascendencia, donde nos sentimos en conexión y en unidad con el todo, con Dios, con la vida… Experimentamos la luz y el amor que somos.

Cuando aprendemos a conocer nuestro propio cuerpo, ponemos conciencia a todas esas partes que conforman nuestro universo interno, y las atendemos amorosamente, comenzamos a desbloquear todo nuestro potencial innato.

Nuestra sexualidad es una fuente inagotable de amor y es una energía que está en constante movimiento, dando y recibiendo. Cuando hay tensión, rigidez, bloqueo, retención, la energía no puede fluir libremente ni dentro ni fuera de nosotros, por lo que ese potencial queda mermado perdiéndonos así toda la riqueza de nuestra propia energía vital.

El tantra y más específicamente el masaje tántrico, nos ayuda a desbloquear toda la energía estancada y a abrir los canales del cuerpo para que la Kundalini pueda fluir libremente e ir ascendiendo a través de los distintos chakras, para lograr experiencias de expansión de conciencia, de dicha y de puro amor.

Cuando contactamos con las partes más sutiles de nosotros mismos, vamos descubriendo nuestra esencia y quiénes somos, y desde ahí elegimos compartirnos, nuestra sexualidad se convierte en una experiencia plena y profundamente sentida.   

Con amor, 

Claudia Ashaya

CHAKRAS Y SEXUALIDAD
Scroll hacia arriba